¿SE ESTÁN PERDIENDO LOS VALORES?

Hola!! si miramos objetivamente lo que pasa en el mundo, o incluso en nuestra ciudad o vecindario, se observa mucha crispación y falta de humanidad, lo que hace que uno se pregunte si se están perdiendo los valores…

Está claro que vivimos en un mundo que está evolucionando a una gran velocidad sobre todo a nivel tecnológico, sin embargo parece ser que las personas no evolucionan de la misma manera…de ahí el reflejo que estamos viendo constantemente en el día a día.

 

valores humanos, educación,

Claramente pienso que en general, estamos viviendo una crisis de valores o incluso me atrevo a decir de falta de modales.  Parece ser que lo que era imprescindible en las generaciones pasadas, hoy en día no se le da importancia.

A lo que más me refiero en este post es a ser más humanos a decir, perdón, gracias, lo siento, por favor…cuando es necesario. No cuesta nada decirlo y sin embargo marca una gran diferencia entre las personas que sí lo hacen. Me he encontrado con personas incluso con estudios superiores, con una gran falta de educación, a las que parece ser, ni se les pasa por la cabeza decir un Gracias.

 

crispación, falta de valores

Y yo me pregunto ¿Por qué parece tan difícil hacerlo? . Considero que aunque una persona posea varios títulos académicos o experiencia laboral verificada, si no hace uso de la ” buena educación” ¿de qué sirve todo lo demás?

¿Cómo podemos exigir a nuestros políticos que tengan humanidad cuándo la mayoría de nosotros ni la tenemos en nuestro día a día? Se dice que el gobierno que tenemos sea al nivel que sea es un claro reflejo de la sociedad, entonces ello hace que uno reflexione y tome conciencia para saber cómo nos relacionamos con las demás personas. Empezando con nuestra familia, amigos, vecinos, compañeros, alumnos, maestros…

 

humanidad, amor, valores

Por mucha evolución tecnológica que tengamos, en cierto modo debemos volver hacia atrás, al origen, a lo esencial, a lo más humano…Y todo ello debería empezarse en casa y así con todo nuestro entorno.

No podemos pretender que sea la escuela la que se encargue de educarnos, aunque sí puede hacer hincapié, es un trabajo de casa, de la familia. A veces me quedo asombrada de lo mal que hablan algunos niños a sus maestros, en mi época ¡¡era impensable!! Por supuesto es lo que también deben hacer en casa, que es donde deberían establecerse los límites.

¿Qué opináis sobre este tema? Me encantaría leer vuestros comentarios.

SUSCRÍBETE A MI LISTA PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOVEDADES

Un abrazo!

Malén

 

Deja un comentario